Manipulación, mentiras y Troll a la cubana. La politica fallida del régimen en las redes sociales


Desde mucho antes de las manifestaciones populares del 11J, el gobierno de La Habana, había comenzado la cruzada funesta para limitar y deformar la información que inevitablemente llega desde el exterior a la isla. La UCI -Universidad de Ciencias Informáticas- funciona como centro rector de control y espionaje en la red. Nacida con el objetico declarado de “informatizar el país y desarrollar la industria del Software para contribuir al desarrollo económico del mismo”, los estudiantes y profesores de la UCI desde siempre, responden a una tarea crucial para la dictadura: encauzar la propaganda a su favor, dentro y fuera del país.

A raíz de las protestas masivas de Julio del 2021, durante la intervención televisiva que incitó el enfrentamiento entre los cubanos con la famosa frase “la calle es de los revolucionarios, la orden está dada”, el presidente no elegido Miguel Díaz Canel, anunció la creación de “colectivos y estructuras” dirigidos a articular el trabajo de las fuerzas ideológicas a su servicio en las redes sociales. Un ejército virtual dedicado a infiltrarse en grupos e inmiscuirse en los muros de las personas.

Para perseguir el propósitos de guiar el debate político no se escatima en dar noticias falsas ni en poner en marcha campañas de odio en las comunidades de internautas, valiéndose de los TROLL, llamados a interactuar con mensajes deliberadamente provocativos, irritantes, fuera de tema o simplemente sin sentido y/o completamente incorrectos, con el único objetivo de perturbar la comunicación y agitar los ánimos.

Tan bajo ha caído aquel gobierno que replica en modo burdo los actos de repudio tras las pantallas con personajes ficticios. Las “ciberclarias” insultan y ofenden detrás de perfiles falsos: Cirilo Villaverde, José Jacinto Milanés, Cecilia Valdés u otros nombres menos originales, como Yanero Solitario, Alin Continuidad, Maricuza Her, Caballo Manso, Maximus Cubano. No se limitan a molestar al “enemigo”, envían además fotos vulgares y audios amenazadores por Messenger. “La orden les fue dada” también para disturbar la privacidad de las personas plurales y contrarestar las opiniones que no se alinean a las doctrinas partidistas. La misma estrategia de las Brigadas de respuesta rápida: ataque, descrédito, miedo, intimidación.

La dictadura cubana utiliza cuentas falsas que activa y cierra a conveniencia para generar el caos y la división a través de la máquina del fango, creando flujos de pu

blicaciones, hashtag y comentarios encaminados a difamar a las personas, sin desdeñar la participación en ellos de figuras del gobierno como intento de legitimidad y desvío de la atención de los problemas que aflijen a la población de la isla, extenuada por las carencias, la represión, la falta de cualquier atisbo de esperanzas de mejoría hacia una vida digna.

Un “trabajo asignado” en modo obligatorio, bajo la amenaza de perder el puesto laboral o de no recibir el estímulo del paquete de detergente, un pan, una botella de aceite o lo que haya. Todo viene bien en Cuba porque la miseria no anda con miramientos. El éxito de la labor del esclavo virtual en materia de pago se calibra mediante las interacciones de los comentarios y el número de veces compartidas del post.

Con este nivel de impunidad y de bajeza navegan en la red miles de perfiles falsos desde Cuba usando imágenes manifiestamente irreales o que se apropian de la identidad de otros, convencidos de forma presuntuosa que el resto del mundo aprontará el embrollo. Pero la torpeza los ha desprestigiado de tal manera que no ha sido necesario recurrir a Anonimous para desenmascarar al Guerrero Cubano y sus secuaces, servidumbre de la seguridad del estado encargada de desvirtuar la creciente oposición ya imparable. La meta de la Libertad se acerca.




7 visualizzazioni0 commenti

Post recenti

Mostra tutti